29 de julio de 2010

LA MORRA Y LOS CAMPANARIOS

Ultimamente tengo un poco abandonado el blog, lo que no quiere decir que no hayamos realizado alguna cosilla por ahí, pero son muchos los quehaceres y el tiempo se escurre entre las manecillas del reloj. Después de una temporada dedicado al BTT ya sentía unas irrefrenables ansias por pisar roca así que el domingo pusimos rumbo al macizo central de Picos de Europa Marta, ya liberada de sus estudios bomberiles, Bene y yo.Comenzamos a caminar hacia las 8 de la mañana en Pandebano con un cielo cubierto que poco a poco fue descubriéndonos los secretos de Picos. De este primer tramo nada que no conozcamos ya... así que con un paso continuo pero sin pausa, como se suele decir, subimos en un par de horas a Urriellu. Nos cruzamos con mucha gente que hacia el camino de descenso, alguno nos comento, entre risas, que habían abandonado todos al guarda, que no quedaba nadie arriba. En un domingo de Julio ya seria para menos pero la verdad que nos sorprendio la poca gente que había en la Vega.Sin detenernos continuamos el camino hacia el Jou sin Tierre al frente la referencia del Tesoreo y si echamos la vista a trás el Picu.
Uno de los objetivos del día, la Morra, desdse aquí abajo se ve como una inespugnable aguja caliza, pero Bene nos tranquiliza comentándonos que la cara posterior es bastane más amable.















El día es esplendido, sol pero sin excesivo calor. Una vez descendemos al Jou sin Tierre al poco comenzamos a desviarnos a la derecha para afrontar el tramo más duro del día la Canal del Lebaniego, un desnivel cercano a los 500m. por un pedrero que hace nuestro caminar un poco más penoso. Afortunadamente casi la totalidad del recorrido lo hacemos a la sombra pegados a la pared izquierda para evitar en la medida de lo posible el descompuesto pedrero. Al fondo a la derecha vemos los Campanarios, segundo objetivo del día.
La altura ganada nos permiten ver cumbres como Torrecerredo el Neverón, la Pardida, la Horcada Caín, Arenizas... todo un espectáculo para la vista.
Como siempre entre esta inmensidad de roca descubrimos pequeñas y hermosas flores de vivos colores.










Una vez superada la canal tomamos un pequeño descanso y continuamos ascendiendo hacia la Morra por un terreno ya más sencillo. La subida es muy evidente y la senda te lleva a una pequeña canal en la que hay una trepadilla sencilla pero que te obliga a andar ya un poco atento.












Una vez superada esta canaleta se llega a un hombro desde el que tratamos de tu a tu al Picu, justo encima del Jou tras el Picu con toda la cara sur ante nosotros.
Ya solo nos queda una muy sencilla trepadilla hasta la cumbre y disfrutar sin prisa del espectáculo:
Para el descenso hay un cordino y Bene monta un pequeño rápel para agilizar el descenso, pero el destrepe tampoco es muy complicado aunque lo dicho con un poco de atención como siempre por estos sitios.
De vuelta en la horcada de Lebaniego continuamos hacia los campanarios. Ahora vemos perfectamente la subida a la Morra.










Es necesario subir un primer campanario,muy sencillo y también con unas excepcionales vistas para perder un poco de altura y atravesar el penoso pedrero que cae al Jou del Infanzón.
Tras salvar un gran espolón rocoso que cae de la cumbre enfilamos pedrero arriba para por una canalina un poco extraña ir trepando hasta la cumbre más elevada de los Campanarios. Desde el pedrero la imagen con poca perspectiva hace pensar en una complicada y lejana cumbre por un terreno caótico pero en cuanto empiezas la trepar por la canaleta, cuidadín con la piedra suelta, sin darte cuenta estás en la cumbre.
Las vistas muy similares a las anteriores pero una mejor perspectiva le la reina, la Peñasanta:
A nuestra espalda el macizo oriental:
Iniciamos el camino de vuelta destrepando la cumbre para luego repetir más o menos el mismo camino evitando la cumbre del pimer Campanario.
Realizamos un tranquilo descenso recreandonos en sorprendentes lugares:
El perfil y el itinerario quedaron así:

5 comentarios:

  1. Anónimo30/7/10 9:27

    Magnifico día, magnífica compañía.
    Bene.

    ResponderEliminar
  2. Buena caña os disteis, y el día cojonudo pa no turriar entre les peñes eh? La canal esa de Lebaniego vi una vez un reportaje del Tito Claudio esquiándolo y me pareció algo heavy, aunque era bien entrada la primavera y con la nieve en buen estado. Un saludo compañeru!!!

    ResponderEliminar
  3. Madre de dios, no se, no se si algun dia podre poner estas rodillas en marcha de nuevo. ¡Ayyy! que dolor y que miedu. Trepando como inconscientes per esos lares de cabres. Y la unica que sabia lo que hacia la buena moza que lleves de acompañante con casco y todo.
    Anda que menudo chollo que te llevas. Del otro animal mejor no decir nada. En fin mucha envidia. Ni sana, ni leches pura envidia. Lastima que no lloviese. A seguir disfrutando mientras el cuerpo y la mente aguanten.

    ResponderEliminar
  4. Pues si Richard, tiene que haber una esquiada guapa pero para llegar allí con los esquis menudo lio.... Milin, poco a poco, de todas maneras más que las rodiellas me paez a mi que tampoco estais muy motivados tais a tope con la bici y hay cosas muy guapetonas que hacer en bici que no desmerecen la peñe. A ver cuando coincidimos pa dar una vueltuca en bici. Con lo del gr109 ya voi por Melendreros, a ver si saco tiempo y puedo colgar las fotos ye que esto del verano.... Bene a ver cuando coincidimos otro día y tachamos algun otro picu de esa pequeña lista que te queda

    ResponderEliminar
  5. Hola, hay algún track de esta ruta?

    ResponderEliminar